Panorámica desde Laguna Tebinquiche

San Pedro de Atacama

Cómo llegar:

San Pedro de Atacama es el punto de referencia o de partida en el que todo viajero se queda para visitar el Desierto de Atacama.

Llegar a San Pedro es relativamente fácil. En avión se puede llegar a través de Calama, aproximadamente a una hora en coche. Por tierra también es posible llegar desde Bolivia, Argentina o distintas ciudades chilenas.

En mi caso, llegué en avión desde Santiago hasta Calama y desde el aeropuerto tomé un transfer hasta mi alojamiento en San Pedro.

San Pedro:

Cómo comentaba, San Pedro de Atacama de Atacama es un punto de partida para realizar los distintos tours en el desierto. Es un pueblo muy pequeño, que desde mi punto de vista no se visitaría sino estuviese localizado aquí.

La pregunta siempre es, cuánto tiempo necesito para hacer los tours? Pues todo depende del número de tours que cada uno quiera hacer y también del presupuesto que se tenga. San Pedro está lleno de agencias, conviene mirar precios en diferentes agencias y negociar paquetes de más de una excursión, ya que suelen hacer descuentos.

Cuando se contratan los tours, éstos no incluyen las entradas a los lugares, la entrada se paga directamente al llegar. Según entendí, este dinero lo utilizan las comunidades encargadas de la zona para su preservación.

Qué tours puedo hacer:

Yo hice 4 tours diferentes, básicamente los principales. También pensé en alquilar una bicicleta e ir al Valle de la Muerte (o Valle de Marte) pero hacía tanto calor que no me animé.

Aquí tenéis la lista de tours:

  • Valle de la Luna: el Valle de la Luna es uno de los tours más típicos. Se hace por la tarde para poder disfrutar del atardecer aunque yo no pude hacerlo. Desde una semana antes de que yo llegase había alerta amarilla por las lluvias, por lo que no nos dejaban quedarnos hasta el atardecer. La visita incluye la Caverna de la Sal, la duna y dependiendo del guía algunos miradores en los que se puede ver el paisaje sin tantos visitante.
  • Lagunas Antiplánicas: en primer lugar visitamos el Salar de Atacama y su Laguna Chaxa. El Salar no tiene nada que ver con el de Uyuni y por lo visto lo están explotando demasiado para sacar litio. A pesar de esto es precioso y bien merece una visita.

En cuanto a las lagunas, visitamos dos, Laguna Miscanti y Miñique, al lado de sus volcanes correspondientes. Aunque entre Bolivia y el desierto visité diferentes lagunas, no me cansé de ninguna. No solo es la laguna, sino el paisaje y la fauna que lo rodea. En este caso, los guanacos, vicuñas, flamencos, etc.

  • Laguna Cejas: el tour se llama así pero realmente se visitan otras lagunas que me parecieron más interesantes. Laguna Piedra, en donde se puede flotar, sensación rara pero más raro aún es la cantidad de sal que se queda en el cuerpo y bikini. También paramos en los Ojos del Salar, en donde se puede nadar pero no se flota. Y mi parte preferida de todos los tours que hice, atardecer en Laguna Tebinquiche, mágico y tan relajarte. Me encantan los atardeceres y este fue top.
  • Géiseres del Tatio: este día tocó madrugar de nuevo, ya que se puede disfrutar del amanecer desde aquí. Recomiendo ir muy abrigado, por la mañana hacia muchísimo frío.

Es importante tener en cuenta que hay que respetar los senderos, según nos comentó la guía en los últimos 10 años han muerto unas 10 personas por imprudentes.
Es muy bonito pasear por esta maravilla de la naturaleza e incluso, los más atrevidos, pueden bañarse en una laguna.

Aquí podéis ver algunas fotos de los lugares que visité:

Paisajes de Valle de la Luna

Vistas Del Valle de la Luna

Pueblo antiplánico de Machuca

Vista desde la carretera al pueblo de Machuca

 

Amanecer en los Geisers del Tatio

Geisers del Tatio

Paisaje con laguna antiplánica y guanaco

Laguna y Volcán Miscanti y guanaco