Ruta hacia el Salar de Uyuni

Salar de Uyuni

La ruta hacia el Salar de Uyuni puede llevar algunos días, si se quiere disfrutar de ella como merece.

El Salar de Uyuni es uno de los lugares que todo viajero que pasa por Bolivia o por San Pedro de Atacama suele tener en mente.

Con sus más de 10500 kilómetros cuadrados y una altura de alrededor de 3600 metros sobre el nivel del mar, se ubica en el departamento de Potosí, al sur del país.

Hacia el Salar

En mi caso, contraté una excursión de ida y vuelta desde San Pedro de Atacama. La excursión era de 4 días y 3 noches, y ofrecía alojamiento, transporte, todas las comidas e incluso merienda.

Es importante tener en cuenta que la agencia “estima” los horarios. La carretera de esta ruta no está asfaltada y cada tramo es diferente, por lo que hay que estar preparado para levantarse muy temprano todos los días.

En mi opinión, este tour no sólo merece la pena por el salar sino por la ruta en sí. Los paisajes son espectaculares, cada rincón es especial y el hecho de no tener ningún tipo de conexión a internet, hace que se pueda disfrutar al 100%.

Qué se puede ver en la ruta

Aquí os dejo una lista con los lugares que más me gustaron:

  • Desierto de Dalí: denominado así porque la forma de sus rocas se asimilan al cuadro “La Persistencia de la Memoria” de Dalí.
  • Lagunas: como la Laguna Verde y la Colorada en la Reserva Eduardo Avaroa. El color de las lagunas se debe a los minerales que contiene o al cobre.
  • Árbol de Piedra: es una roca volcánica erosionada por el viento. La erosión hace que tenga esta forma de árbol, es uno de los atractivos de están ruta.
  • Vizcachas: estos animalitos me enamoraron, además ya están tan acostumbrados a los turistas que se acercan.

Y lo más importante, el salar. Llegar hasta el salar fue una odisea, nos levantamos a las 4 para ver el amanecer pero eran las 12 de la mañana y no habíamos llegado. Llovía tanto que la ruta estaba inundada por partes y los jeeps no podían pasar por algunas zonas. Atravesamos caminos llenos de agua por la subida del río o cortados porque el agua se había llevado parte del mismo.

Después de todo esto, decidimos ir a comer y fuimos al salar por otra carretera mucho mejor.

El Salar de Uyuni estaba inundado y esto lo hace espectacular. Podría haber pasado allí horas y horas. Aunque estaba lleno de jeeps, estaban lo suficiente alejados unos de otros para disfrutarlo con tranquilidad.

Espero que os gusten las fotos, no están editadas ni reflejan de cerca lo precioso de estos lugares pero pueden dar una idea.

Si queréis más información del salar, wikipedia es siempre una buena fuente de información.

Árbol de Piedra

Salar de Uyuni inundado

Salar de Uyuni

Desierto de Dalí

Vizcacha acercándose a los turistas

Carnaval en un pueblo boliviano