Mercado de Les Halles (Aviñón)

¿Dónde está?

El mercado de Les Halles se encuentra casi en el centro de Aviñón. Aviñón no es una ciudad muy grande por lo que todo se puede alcanzar a pie.

¿Qué comer?

Yo he comido moules frites, que basicamente es una cazuela de mejillones con papas fritas de acompañamiento. El mercado no es muy grande, así que es fácil encontrar cualquier puesto que los ofrezca.

Los moules frites son por lo general un plato simple de la cocina francesa y belga pero por lo visto hay diferentes formas de cocinarlo y servirlo. En este caso, he comido la versión simple, la cual estaba cocinada con vino blanco, ajo, cebolla, zanahoria y col.

Además de este plato he pedido también otro plato con calamares y marisco, que también tenía papas y berenjena. La mejor forma de ver la pinta que tenía para que os hagáis una idea, aquí tenéis una foto. Por supuesto, como bebida pedí vino blanco, aunque se dice que se suele acompañar con cerveza 😉

Moules frites, Mercado de Aviñon

Moules frites, Mercado de Aviñon

Aquí os dejo la web del mercado, eso sí, está en francés, aunque se puede entender lo que dice en general.

¿Qué ver en Aviñón antes o después de pasar por Les Halles?

Aviñón es una ciudad de la Provenza francesa, situada al lado del río Ródano. Es conocida entre otras cosas por haber sido residencia de los papas en el siglo XIV y más recientemente por ser Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad es muy interesante, sobre todo por su arquitectura, entre los edificios que recomiendo visitar es el Palacio Papal (Palais des Papes en francés).

Fachada del Palacio Papal

 

Palacio Papal

Al Palacio se puede acceder adquiriendo la entrada, la cuál podrás utilizar también para el Puente de Aviñón.

Su construcción se remonta al siglo XIV, cuando Aviñón empezó a albergar la residencia oficial del Papa. Construir el Palacio fue muy caro debido a su envergadura, lo cuál costó gran parte de los ingresos papales de la época.

Qué mejor que leer un poco de la historia de este Palacio a través de su web antes de que os animéis a ir a esta ciudad.

Después de visitar el Palacio, os recomiendo dar un paseo por la plaza y posteriormente por el jardín que está al lado, así podéis coger un poco de aire fresco y disfrutar de las vistas de la ciudad desde lo alto.

El siguiente lugar que hay que visitar es el Puente de Aviñón o también conocido como Pont St-Bénézet.

Puente de Aviñón

Yo he tenido suerte y aunque fui en febrero, tuve un tiempo excelente. Con buen tiempo se puede disfrutar mucho más del puente y de las vistas hacia el rio Ródano.

Para finalizar, no sé si conocéis la canción del Puente de Aviñón pero aquí os la dejo por si queréis escucharla.