La Fernandica, Ledesma

¿Dónde está?

Para ir a comer La Fernandica hay que pasar por el pueblo de Ledesma, muy cerca de Salamanca.

La Fernandica es un restaurante que literalmente te hace sentir como en casa. Es muy pequeño y parece que estás en casa de una abuela. La decoración te trae recuerdos del pasado, aquí parece que el tiempo no ha pasado.

¿Qué comer?

La Fernandica no tiene carta, al llegar te dirán todo lo que tienen de memoria. Tengo que decir que no esperaba que tuvieran tantos platos diferentes, tanto primeros como segundos.

Nosotros pedimos jamón, chorizo y salami para picar entre todos, era una mesa de 7 personas. Por supuesto, esto acompañado de vino con gaseosa 🙂

Jamón, chorizo y salami

 

Vino con gaseosa

Es importante tener en cuenta que las porciones son muy generosas, así que mejor pedir siempre menos de lo que se va a comer. En La Fernandica acogen muy bien a sus clientes, nunca os va a faltar comida y atención.

Yo pedí carrilleras de plato principal, estaban muy tiernas y riquísimas. También probé el rabo de toro y exactamente, al igual que las carrilleras, tierno y muy bueno. La calidad en general es muy buena, se nota que todo es de la zona y el nivel de la cocina.

Carrilleras

De postre había tarta y flan pero la verdad es que dependiendo de lo lleno que se esté es mejor no pedir postre. La razón es que en La Fernandica también hay queso y la mejor forma de que comprobéis la cantidad de queso que tienen es con una foto:

Tabla de quesos de La Fernandica

En La Fernandica traen directamente esta “tabla” de quesos y cada uno puede servirse el que quieras. De hecho, pasan varias veces para comprobar que has probado todo el queso posible.

Además de esto, también nos han puesto un flan completo para comerlo pero, obviamente, ya no hemos podido con tanto.

En resumen, creo que si estáis por la zona, La Fernandica es uno de esos restaurantes que merece la pena probar. Es muy característico, la comida es tradicional y de calidad muy buena y la atención es inmejorable.

La Fernandica no tiene página web propia pero aquí os dejo un artículo de El País en donde hablan del restaurante. En el artículo podéis ver algunos platos más, además de los que os he mostrado.

¿Qué ver en Ledesma antes o después de pasar por La Fernandica?

Ledesma es un pueblo relativamente pequeño, aunque está muy bien para dar un paseo y ver el Río Tormes desde arriba.

Después de comer en La Fernandica, fui a pasear por Ledesma. Al estar Ledesma tan cerca de Salamanca, justo después de acabar la visita para Ledesma fuimos hacia Salamanca. Creo que poco hay que decir de Salamanca, una ciudad preciosa con mucho ambiente y la arquitectura espectacular.

La Ciudad

Salamanca es muy conocida por su universidad pero también hay otras características de esta ciudad que atrae a sus visitantes.

Una de las razones, y por la que se puede encontrar estudiantes todo el año, son sus cursos de español. Cada año un gran número de extranjeros acuden a la ciudad a aprender español.

Otro dato curioso es que la Universidad de Salamanca, fue la primera en acoger a la primera mujer universitaria, Beatriz Galindo, conocida como “La Latina”. En Wikipedia podéis encontrar otros datos acerca de Salamanca.

Qué ver en Salamanca:

  • Plaza Mayor: hay que pasar por aquí si se visita Salamanca. La Plaza Mayor es uno de sus sitios más visitados y también muy conocida porque alberga la Nochevieja Universitaria. El que quiera también puede comer o tomar algo en la plaza, aunque yo recomendaría hacerlo en otro lugar.

 

Plaza Mayor

  • Palacio Hospital de Estudio: aquí podéis visitar un jardín interior precioso. El Palacio era originalmente un hospital que estuvo funcionando alrededor de 4 siglos como tal, desde 1413. Actualmente alberga el Rectorado de la Universidad de Salamanca. Es importante mencionar que la visita es gratis pero aconsejo comprobar los horarios antes de ir.

 

Fachada del Hospital de Estudio

Patio interior con pozo del Hospital de Estudio

  • Catedral de Salamanca: Salamanca dispone de su Catedral Nueva y Vieja y una está adosada a la otra. Esta visita sí que merece hacerla con paciencia, ya que lleva tiempo visitar cada uno de los aspectos de la Catedral. Una vez se paga la entrada, se facilitan auto-guías, así que la visita se puede hacer con total tranquilidad. La página de la Catedral es muy completa y fácil de utilizar, aquí os dejo en enlace.

 

Cúpula de la Catedral Nueva desde el interior

Catedral Nueva desde el exterior

Os podría poner aquí más lugares, ya que hay mucho qué visitar pero aquí os menciono algunos de los que más me gustaron. Por supuesto, también tenéis que ver La Clerecía y La Casa de Las Conchas, y no olvidar de intentar ver “El Astronauta” en la fachada de La Catedral.